133, Sin categorizar
Leave a comment

El Camino Hacia El Nuevo Mundo Maya: Los Descubrimientos de Morley

La antigua civilización maya fue una majestuosa cultura que trascendió aproximadamente 2,000 años. Los restos de esta civilización fueron descubiertos durante los siglos XVIII y XIX por un gran interés. Una de las partes más fascinantes de los mayas es que en realidad es considerada una “civilización perdida”, misma por la que se considera que dejaron ciudades en ruinas.

Mientras tanto, la verdadera historia aún se mantiene desconocida, muchos de los notables avances se han realizado a través de la exploración y la investigación que han respondido a muchas preguntas, rastreando los periodos de crecimiento, desarrollo y decaimiento hasta el encuentro final con la Conquista Española.

A pesar de ser una civilización desconocida, los mayas lograron grandes avances en las ciencias de las matemáticas, la astronomía, calendarios y sistemas de escritura, tecnología, comercio, arte y arquitectura. 

El interés público por conocer más sobre la civilización maya cobró fuerza en la segunda mitad del siglo XX, especialmente en Europa, seguido de la publicación de la primera síntesis del texto titulado: Los Antiguos Mayas, un libro escrito por el arqueólogo Sylvanus Griswold Morley.

Morley fue uno de los mayores expertos de la historia maya durante el siglo XX. Invirtió gran parte de su tiempo a cargo realizando exploraciones investigaciones arqueológicas en diversos sitios mayas en México y Centroamérica, especialmente en Chichén Itzá. Algunas de sus teorías fueron finalmente desacreditadas, pero aún así, fue considerado uno de las grandes autoridades durante su vida.

La Investigación de Morley

Morley nación en el estado norteamericano de Pensilvania en 1883. Durante su juventud, se interesó en la arqueología, especialmente en la civilización egipcia. Después de haber estudiado la carrera de ingeniería civil, misma que dejó inconclusa, en la Universidad Militar de Pensilvania (Actualmente el Museo PMC) en 1904, realizó un estudio arqueológico en la Universidad de Harvard. Durante su tiempo en Harvard, decidió cambiar su campo de estudio del Antiguo Egipto y enfocarse en la época maya precolombina. Finalizó sus estudios en Harvard en el año de 1907 como Licenciado en Artes e Investigaciones Americanas, iniciando su primera excursión en campo en México durante el mismo año.

[Photo or map of Puuc area]

Sylvanus Griswold Morley
Sylvanus Griswold Morley

Durante el tiempo que estuvo en Chichén Itzá, asistió con sus servicios al arqueólogo Edward Thompson trayendo a la luz el, ahora famoso, Cenote Sagrado. También logró extraer diversos artículos del cenote que fueron llevados hacia el Museo Peabody de Harvard.

Posteriormente en 1907, Morley asumió un puesto en la Escuela Norteamericana de Arqueología (School of American Archaeology – SAA, por sus siglas en inglés) en Santa Fe, Nuevo México, donde realizó diversos estudios de sitios arqueológicos en la región del antiguo asentamiento de Pueblo. Durante el tiempo que estuvo trabajando para la SAA dividió su trabajo entre las regiones del suroeste de Estados Unidos, México y Centroamérica. Igualmente continuó su educación y logró obtener una Maestría en Artes en Harvard en 1908, a la vez que trabajaba para la SAA.

Uxmal

Con una excelente preparación profesional y en búsqueda de un gran proyecto, en 1912 Morley envió una propuesta al Instituto Carnegie, específicamente al nuevo departamento de de antropología para realizar una excavación en la zona de Chichén Itzá. El departamento aprobó su propuesta, sin embargo, debido a la inestabilidad en la Península de Yucatán provocada por la Revolución Mexicana y el inicio de la Primera Guerra Mundial, el proyecto tuvo que ser pospuesto durante 10 años.

Todo este tiempo, Morley continuó trabajando con el Instituto Carnegie. Realizó diversas excursiones de investigación a México y Centroamérica, logrando publicar su primer libro en 1915: Introducción al Estudio de los Jeroglíficos Mayas, en el que describe la historia y el calendario maya, así como representaciones gráficos con gran detalle de los jeroglíficos

La excavación de Morley en Chichén Itzá finalmente inició en 1924 y continuó hasta 1940. Aunque estuvo a cargo de diversos trabajos arqueológicos en otros sitios de la región, Chichén Itzá fue sin duda la labor más notable en la vida de Morley. Estudió y dibujó los jeroglíficos que fue encontrando en todo el sitio, particularmente las inscripciones referentes a las fechas.

Morley y su equipo encontraron diferentes estilos, incluyendo maya y de otras civilizaciones precolombinas en Chichén Itzá, especialmente de influencia tolteca, lo que les llevó a pensar que Chichén Itzá fue invadida y conquistada por guerreros toltecas en el siglo X. Esta teoría fue aceptada por la gran mayoría de los estudiosos de la cultura maya hasta a mediados de 1990, cuando empezaron a creer que en realidad dicha invasión nunca sucedió, sino que los mayas y demás culturas mexicanas tuvieron un acercamiento gracias al comercio.

Después de finalizar su trabajo en Chichén Itzá, Morley publicó su libro más popular en 1948: La Civilización Maya.

El libro describía sus notables esfuerzos en la arqueología a través de la selva durante los primeros días de exploración en el territorio maya. También incluía escritos históricos, dibujos de símbolos del calendario maya y jeroglíficos. El libro también contiene fotos de descendientes de los mayas, así como algunas descripciones de las modernas comunidades habitadas por la antigua civilización maya y que aún viven en algunas zonas de México y Centroamérica. Este libro posteriormente fue reconocido como “un magnífico panorama al mundo maya”.

Durante las décadas de 1920 hasta 1970, los trabajos de investigación de Morley fueron considerados como un estándar para validar nuevas teorías. Sin embargo, una nueva generación de investigadores proveyeron información para probar que las teorías de Morley eran incorrectas; actualmente existe un movimiento en crecimiento que pretende cambiar la manera en la que conocemos la historia maya.

Fue hasta su descubrimiento cuando Morley definió inexactamente las fronteras del imperio maya. Afirmó que la historia maya se concentraba entre el corazón de Petén en Guatemala y el norte de la Península de Yucatán en México, por lo que las civilizaciones establecidas en los alrededores no eran de gran importancia.

Dibujó en su mapa la localización de centros importantes, solo aparecían representadas Tikal en el sur, así como Chichén Itzá y Uxmal en el norte. Calakmul, Río Bec y El Palmar fueron reconocidos como de “segunda clase”, mientras que otros tantos asentamientos fueron clasificadas como de “tercer y cuarto nivel”.

[map] 

Maya Area
Maya Area

Las conclusiones erróneas de Morley que limitaban el tamaño actual del imperio fueron aceptadas en aquel tiempo, ya que no se contaba con suficiente evidencia para probar lo contrario. Sin embargo, debido al gran interés en cuanto a la investigación de los mayas en los años recientes, estamos empezando a entender aún más sobre esta brillante civilización y sus notables avances.

Dados los nuevos descubrimientos, la edición actual de La Civilización Maya ha sido actualizada para incluir los hallazgos más recientes que brindan una perspectiva ligeramente diferente de la cultura maya pero sin demeritar el entusiasmo y admiración de Morley por los mayas, lo que contribuyó a la popularidad del libro.

¿Te gustaría conocer más acerca de los nuevos descubrimientos de diversos sitios ancestrales del mundo maya? Haz clic aquí para continuar leyendo.